Saltar navegación principal
Estás en: Home>Conócenos>Sala de información AENOR>Notas de prensa>Proyecto HU-CI en las Unidades de Cuidados Intensivos

AENOR verificará las buenas prácticas de humanización de Proyecto HU-CI en las Unidades de Cuidados Intensivos

28/03/2019

  • Entre otros requisitos, las UCI deberán contar con políticas de puertas abiertas, favoreciendo el contacto y participación de los familiares; velar por el bienestar integral del paciente e impulsar el cuidado de los profesionales. 

28 de marzo de 2019. AENOR y Proyecto HU-CI han firmado un convenio mediante el cual la entidad de certificación de referencia en España verificará las buenas prácticas de humanización de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). El objetivo de Proyecto HU-CI es cambiar el modelo de gestión en la atención y humanizar los cuidados intensivos para los pacientes, las familias y los profesionales.

Para obtener esta certificación, las UCI deberán superar con éxito las auditorías externas de AENOR conforme al manual de buenas prácticas de Proyecto HU-CI, que consta de 159 medidas concretas. Entre otros requisitos, las UCI deberán: 

  • Establecer UCI de puertas abiertas: presencia y participación de los familiares en los cuidados, permitiendo el contacto con los pacientes y dando soporte a las posibles necesidades emocionales y psicológicas de todos ellos.
  • Mejorar la comunicación con el paciente, los familiares y entre los profesionales sanitarios.
  • Velar por el bienestar del paciente, tanto físico como psicológico, impulsando su autonomía y descanso nocturno.
  • Cuidar al profesional, mediante la sensibilización sobre el síndrome de desgaste profesional y otros factores asociados, así como con la promoción de su bienestar.
  • Detectar, prevenir y elaborar planes integrales para el síndrome post cuidados intensivos.
  • Mejorar la atención al final de la vida mediante el cumplimiento de protocolos en esta etapa. El control de síntomas físicos; el acompañamiento; la cobertura de necesidades y preferencias emocionales y espirituales; la integración de cuidados paliativos, la planificación y consulta de voluntades anticipadas o la implicación multidisciplinar y compartida en la decisión y desarrollo de medidas de limitación de tratamientos de soporte vital (LTSV).
  • Contar con una infraestructura humanizada, garantizando aspectos como la privacidad, orientación o confort del paciente, los familiares y los profesionales. Además, se fomentará el entretenimiento y la distracción del paciente permitiendo el uso de nuevas tecnologías y se habilitarán espacios en jardines o patios, garantizando la señalización y accesibilidad. 

Las UCI que cumplan estas buenas prácticas y superen la verificación externa de AENOR obtendrán este reconocimiento. Más de 200 UCI de hospitales, tanto de España como de otros países del mundo, han realizado la autoevaluación del cumplimiento de las buenas prácticas, como paso inicial en el proceso de certificación.