Saltar navegación principal
Estás en: Home>Certificación>Tecnologías de la información>Comercio electrónico
Buenas prácticas de comercio electrónico
Buenas Prácticas de Comercio Electrónico

Buenas prácticas de comercio electrónico

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Principios y prácticas de gestión con calidad y seguridad para entidades que desarrollen una actividad comercial a través de Internet y otras redes similares de carácter público o privado

​​

​​​Las Buenas Prácticas de Comercio Electrónico definen el marco en el que se debe desarrollar cualquier actividad de comercio electrónico revisando los aspectos relacionados con el proceso de compra, comunicación comercial, venta, contratación, pago, entrega del bien o servicio, servicio posventa.

Así mismo se abordan otros aspectos complementarios, relacionados con el sistemas de resolución extrajudicial de conflictos, tecnología, seguridad de la información, protección de datos personales, ética, protección de la propiedad intelectual, proveedores, etc.

Beneficios para su organización:

  • Seriedad, la seriedad de cualquier actividad empresarial es fundamental para generar el clima de confianza necesario en el Comercio Electrónico.
  • Transparencia, no ocultar nada que el posible cliente deba saber, es algo fundamental para contribuir a generar el clima de confianza necesario en el Comercio Electrónico.
  • Fidelidad, constancia en el cumplimiento de los compromisos alcanzados con los clientes y no defraudar la confianza depositada.
  • Privacidad, ofrecer el máximo grado de reserva tanto de las transacciones realizadas, como de la identidad de los clientes y sus datos personales, permite a cualquier organización ganar un punto más de la confianza otorgada por el mercado.
  • Seguridad, en un medio tan dinámico como Internet un requisito imprescindible es mantener un nivel de seguridad acorde con los procesos y/o datos a tratar.
  • ​Orientación al cliente, las organizaciones dependen de sus clientes para sobrevivir y por lo tanto deben hacer lo posible para comprender las necesidades, deseos y carencias presentes y futuras de todos ellos. Esforzándose en satisfacer los requisitos de sus clientes, incluso en sorprenderles gratamente superando sus expectativas.
  • Orientación hacia la mejora continua, como forma de pensar y actuar en día a día de la organización.​

Todos los sectores que realicen e-commerce. Se define el marco de Buenas Prácticas de Comercio Electrónico para cualquier sector en el que se debe desarrollar cualquier actividad de comercio electrónico.​

Por su estructura, el reglamento de Buenas Prácticas de Comercio Electrónico es de fácil integración en cualquier sistema de gestión por procesos siendo como complemento muy útil para UNE-ISO/IEC 27001 e UNE-EN ISO 9001.

Una vez superado el proceso de auditoría, el sistema implantado se adecua a los requisitos del reglamento de BPCE, por lo que su organización obtiene:

  • El Certificado AENOR de Buenas Prácticas de Comercio Electrónico.
  • La licencia de uso de la marca de Buenas Prácticas de Comercio Electrónico de AENOR.

Marca AENOR e-comercio certificado

AENOR ha certificado empresas del sector financiero como Openbank (Grupo Santander), empresas del sector transporte (ALSA), empresa del sector asegurador (VERTI), empresas del sector tecnológico (ARSYS), etc.​​