Saltar navegación principal
Estás en: Home>Conócenos>Sala de información AENOR>Notas de prensa>Miguélez Cables, 20 años de una certificación de AENOR pionera en Europa
Miguélez Cables

Miguélez Cables, 20 años de una certificación de AENOR pionera en Europa

11/12/2020

  • Hace 20 años la empresa española obtuvo el primer certificado concedido en España para cables eléctricos de alta seguridad con propiedades especiales frente al fuego.
  • La certificación garantiza el cumplimiento de parámetros que contribuyen a la seguridad en las instalaciones de empresas y hogares.

11 de diciembre de 2020. La empresa Miguélez conmemora este año el 20 aniversario de una certificación AENOR pionera en Europa, la referente a cables eléctricos con características de comportamiento especial ante el fuego según norma UNE 21123-4:1999 (actualmente UNE 21123-4:2017).

En aquel momento no existían en Europa reglamentos nacionales para instalaciones eléctricas que recogieran la importancia de la instalación de este tipo de cables con el único objetivo de salvar vidas. Los cuerpos de intervención requerían de planes de prevención efectivos para complementar el éxito de sus intervenciones en favor de las personas y se hacía necesaria la implementación de una seguridad "pasiva" que redujera los factores de riesgo y proporcionara más tiempo de actuación a los equipos de extinción y salvamento.

Fue entonces cuando Miguélez, junto con otros fabricantes y representantes de FACEL (Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica), presentaron a la Comisión Asesora en Materia de Seguridad Eléctrica de las comunidades autónomas el proyecto. Los rigurosos ensayos realizados ante la Comisión y los posteriores informes favorables dieron como fruto el visto bueno del Ministerio de Ciencia y Tecnología quien, a través del Grupo Redactor del Reglamento, incorporó esta gran novedad al REBT (Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión), siendo a partir de entonces requisito la instalación de cables con prestaciones mejoradas en caso de incendio para aquellos edificios y locales con especiales riesgos al respecto (por ejemplo,  locales de pública concurrencia).

El disponer del sello de certificación de AENOR era la herramienta reconocida como demostración que el cable cumplía con la norma (UNE 21123-4 o UNE 211002).

En un mercado especializado con una amplia oferta, para Miguélez era esencial agregar valor a su propuesta, por lo que optó por la certificación de producto a través de una entidad de prestigio, independiente y externa como AENOR, que garantizara el cumplimiento de la normativa vigente y que no solo certificaba el producto sino también la actividad productiva.

Para obtener la certificación de producto, además de la realización con resultado satisfactorio de los ensayos pertinentes llevados a cabo por el Centro de Ensayos, Innovación y Servicios (CEIS), también se superó una auditoría de los medios productivos en fábrica y del sistema de gestión de la calidad, alcanzando así la primera concesión del mercado eléctrico para el derecho de uso de la Marca AENOR en los cables RZ1-K (AS) 0,6/1 kV y ES07Z1-K (AS) (ahora H07Z1-K Type 2 (AS)) no propagadores del incendio y libres de halógenos con baja emisión de humos y gases de baja opacidad, toxicidad, corrosividad y conductividad.

"La situación en aquel momento trajo consigo una gran revolución; la entrada en vigor del tan esperado Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión supuso un esfuerzo importante por parte de todos los fabricantes y se produjeron cambios radicales en el día a día de las fábricas", afirma Luis José González Lozano, Director de Fábrica de Miguélez Cables.